Escrito por : Juan M. Gil martes, 10 de junio de 2014



Ha finalizado oficialmente el curso Aprendizaje Basado en Proyectos organizado por el INTEF aunque, como ellos mismos dicen, es un curso que está en nuestras manos que continúe perpetuamente en nuestra práctica docente (o en el espacio Procomún). Yo no llegué a acabarlo, pero respondiendo a la encuesta final he estado reflexionando sobre el funcionamiento del curso y cuánto me ha gustado. En general, el regusto es bueno:


COMUNICACIÓN SOBRESALIENTE
En la comunicación y apoyo por parte del profesorado a través de email, blog y las redes, no hay queja posible. La labor del equipo docente en este aspecto ha sido admirable, con un newsletter "humano", unas entradas en el blog muy interesantes y una notable actividad en Twitter, escuchando a los estudiantes y reconociendo explícitamente sus logros.


NO HAY REGLAS
Sin embargo, el curso en sí propone una serie de contenidos y materiales un poco desperdigados por la plataforma. Sinceramente, me costaba encontrar lo que buscaba siempre que me ponía a ello. Lo mismo ocurre con las actividades: nunca estuve seguro de cuáles eran obligatorias ni de dónde entregarlas.

Por otro lado, la calendarización del curso es estricta y abierta a la vez. Había fechas estrictas, ya que cada semana se abría un módulo y si no podías con él quedabas rezagado en las conversaciones en las redes, pero a su vez se ha dejado la puerta abierta a que cada uno se monte el curso a su manera. Dejar una semana más antes de abrir un módulo creo que no habría hecho daño a nadie...


COMPLEMENTOS E INICIATIVAS
Desde el primer momento, alrededor del curso #ABPmooc_intef ha habido un montón de iniciativas, muchas de ellas promovidas por el instructor Fernando Trujillo, para tratar de generar comunidad y reflexión por parte de los participantes. El ABP Running, la lista de Spotify colaborativa o la nube de blogs en la página del curso son los ejemplos más sonados, pero sobretodo cabe destacar el #MOOCafé: una de las ideas más originales para establecer relaciones entre colegas de curso... ¡era tan obvio! Siempre han estado ahí, pero las nuevas tecnologías a veces nos hacen olvidarnos de los métodos de encuentro más "analógicos".


En definitiva, es un curso que no se limita a una plataforma y sus funcionalidades o al discurso de un profesor y sus diapositivas, lo cuál tiene sus pros y sus contras. Es un MOOC que explota al máximo el elemento social de este tipo de cursos: ¡cuando te apuntas a un curso online no esperas tener que interactuar constantemente con compañeros y mucho menos encontrártelos en carne y hueso!

El curso propuesto por el INTEF es una propuesta muy interesante e innovadora dentro no solo de la formación permanente, sino en el propio mundo de los MOOC. Según una noticia reciente, en el plan Samsung Smart School se incluirá la participación del profesorado en este mismo curso, lo cuál me parece una excelente iniciativa. ¡Estaremos atentos a los resultados!

Deja un comentario

Suscríbete al blog | Suscríbete a las respuestas

También en twitter

- Copyright © la tiza y las tic -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -